Sobre nosotros

Sobrevive a tu pensión no es una web de asesoría financiera ni fiscal, tampoco somos expertos en economía, ni en finanzas ni en pensiones


Somos unos ciudadanos pertenecientes a la generación del baby-boom preocupados por su futuro económico y el del insostenible sistema público de pensiones, creado cuando las condiciones demográficas, sociales y económicas de España eran muy distintas de las actuales.

Un trasnochado y coactivo sistema “político” de reparto que trata a los trabajadores como niños pequeños, más propio del fascismo que de una democracia moderna.

Nos preocupa la actitud y las medidas adoptadas por los responsables públicos en estos asuntos, que oscilan entre el paternalismo de los partidos de la tradicionalmente llamada derecha, a la demagogia de los de la izquierda, unos y otros no saben otra cosa que promover recortes sociales, en un caso, o subida de impuestos, en el otro. Medidas que, generalmente, siempre afectan a los mismos, las clases medias y bajas, los trabajadores por cuenta ajena, los autónomos y las pequeñas empresas, que ven cercenados parte de sus derechos y su ya exiguo patrimonio.

Los sectores más privilegiados de nuestra sociedad y las grandes empresas, tienen los medios y el conocimiento necesario para evitar los recortes y eludir, legal o ilegalmente, los impuestos.

Uno de los principales problemas económicos de España es la “administración paralela” creada durante años por los partidos en el gobierno del estado, comunidades, ayuntamientos, etc. Más de 1.100 fundaciones, observatorios, consejos consultivos, etc., repletos de “estómagos agradecidos” #falsosfuncionarios que parasitan las arcas públicas y las agotan para beneficio de las redes clientelares de turno.

Por no hablar del problema socio-judicial de esta pseudoadministración subordinada por completo al dictado de los políticos y no a las garantías jurídicas y procedimentales de una verdadera administración moderna, independiente y profesional.

Se calcula que el déficit de la Seguridad Social oscila alrededor de los 17.000 millones de euros y el gasto anual de este entramado de entidades paralelas asciende a unos 28.000 millones de euros.

Con una drástica reducción o eliminación de las mismas el déficit podría ser contenido.

Todo ello sin tener en cuenta las amnistías fiscales o la “economía sumergida”, que supera el 20 % de la actividad economía del país, y que no aportan a las arcas públicas todo lo que deberían tributar.

Por otro lado, el oligopolio bancario está empeñado en hacernos creer que invertir (no nos referimos a especular) es algo que solamente ellos son capaces de hacer adecuadamente, con el único interés de seguir exprimiendo a la ciudadanía a base de comisiones, ventas cruzadas, etc., no les importa si las personas se benefician de su gestión, ellos cobran igual, pierdan o ganen los clientes.

Históricamente las sociedades han avanzado hacia formas de vida aceptables cuando se han liberado de cinco obstáculos: la pobreza extrema, la ignorancia, el dogmatismo, el miedo al poderoso y el odio al vecino o al diferente. Cuando se logran vencer esos obstáculos, se evoluciona hacia culturas democráticas, justas, pacíficas y creativas.

Las herramientas para demoler esos obstáculos resultan pues imprescindibles para resolver los problemas. Son: asegurar el acceso a los bienes básicos, la educación, el pensamiento crítico, las seguridades jurídicas y la compasión.

Esta web intenta aportar un poco de luz e información respecto a la educación y planificación financiera orientada a la jubilación, mediante una visión crítica de la realidad económica y social.

Su objetivo no es dar recomendaciones o fórmulas mágicas para hacerse millonario rápidamente gestionando futuros, derivados, CFDs, con trading de alta frecuencia, forex, especulación intradía, aprovechando burbujas tecnológicas o con criptomonedas, esta web va del futuro de las personas y de la correcta gestión de pequeños patrimonios conseguidos, en muchos casos, con un esfuerzo de años.

Creemos que la solución es sencilla y está basada en tres pilares, información veraz, formación (tranquilidad no es necesario hacer ningún master) y herramientas adecuadas, algunas de ellas fáciles de usar y comprender, para que cada persona, cada familia, pueda tomar las riendas de la gestión de sus finanzas, de su patrimonio, en definitiva, de su futuro, intentando salir adelante a pesar de las zancadillas y los intereses del gobernante de turno y del lobby financiero.


Jessica To’oto’o

Deja un comentario