Mutualidades

Las mutualidades son entidades aseguradoras, sin ánimo de lucro, que se diferencian del régimen de trabajadores autónomos porque son solidarias


La mayoría de los trabajadores están dados de alta en el régimen general de la Seguridad Social o en el de autónomos (RETA).

Sin embargo, algunos colectivos profesionales, como médicos, abogados, arquitectos o ingenieros (vinculados a colegios profesionales) que trabajan por cuenta propia pueden elegir, cuando comienzan su actividad, entre cotizar a través del RETA o de una mutualidad (Ley 30/1995).

Las mutualidades son entidades aseguradoras, sin ánimo de lucro, que se diferencian del régimen de trabajadores autónomos porque son solidarias y las aportaciones que hacen los mutualistas se capitalizan (frente al sistema de reparto de las pensiones públicas).

Cubren las mismas prestaciones que la Seguridad Social a los trabajadores autónomos, como jubilación, incapacidad laboral transitoria, viudedad, etc.

Si el profesional opta por la mutualidad como alternativa al RETA, la pensión de jubilación que recibirá es incompatible con la de la Seguridad Social.

Pero si el profesional decide cotizar a través del RETA o si lo hace a través del Régimen General de la Seguridad Social por cuenta ajena, las aportaciones a la mutualidad se consideran un complemento.

Por tanto, la renta que recibe por las mutualidades sí es compatible con la pensión pública, como en el caso de los Planes de Pensiones o los Planes de Previsión Asegurados (PPA).

Mutual organization

Photo by rawpixel on Unsplash

Las aportaciones que se hagan a la mutualidad y que cubran las mismas contingencias que el RETA, son deducibles en la declaración de la renta (con el límite que establece la ley: la cuota máxima por contingencias comunes establecida en el régimen especial de la Seguridad Social).

Para las aportaciones que superen el límite y que correspondan a seguros con las mismas coberturas que los Planes de Pensiones, se aplica la reducción en la base imponible del IRPF.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que el cálculo de las cuotas se hace con técnicas actuariales, lo que quiere decir que el profesional paga lo que le corresponde en función de sus características individuales.

Para los profesionales que cotizan como autónomos y compatibilizan con un trabajo por cuenta ajena, la suma de las pensiones que les corresponden por ambas actividades no puede superar la pensión máxima.

Esto implica que si ya alcanzan el máximo con su actividad por cuenta ajena, lo que coticen al RETA se perderá, es decir, no supondrá un incremento en la pensión.

Sin embargo, si en lugar de elegir el RETA eligen la mutualidad, esta tendrá carácter complementario y sí recibirán una renta extra tras la jubilación.

Finalmente, cabe señalar que cotizar a través de la mutualidad permite compatibilizar el ejercicio de la actividad por cuenta propia con el cobro de la pensión de jubilación de la Seguridad Social que le correspondiera por su trabajo por cuenta ajena hasta la edad legal de jubilación.

Cotizaciones (en resumen)

  • Sólo Mutualidad: Incompatible con pensión Seguridad Social

  • RETA o cuenta ajena + Mutualidad: compatible con pensión Seguridad Social

RETA + cuenta ajena: no puede superar pensión máxima (las dos pensiones son de la Seguridad Social)

Mutualidad + cuenta ajena: es complementaria y reciben renta extra tras la jubilación