Cómo se calcula la pensión de la Seguridad Social

La mayoría de las personas no sabe qué pensión recibirá cuando se jubile, la falta de información impide hacer una correcta planificación


La mayoría de las personas no sabe qué pensión recibirá cuando se jubile, más allá de que será un ingreso inferior al actual.

Esta falta de información nos impide hacer una correcta planificación de nuestro futuro.

Cómo calcula la Seguridad Social la pensión que nos corresponde:

– En primer lugar recopila las bases de cotización de los últimos 25 años. Las bases de cotización tienen unos topes máximos y mínimos en función del grupo de cotización y categoría profesional.

Los años sin cotizar o lagunas, se rellenan –en los asalariados– así: los cuatro últimos con la mínima y con la mitad de la base mínima, los siguientes.

La base de cotización del año actual es la referencia para calcular el resto de los años.

Las bases anteriores y posteriores al año actual se calcularán capitalizando (si es hacia delante) o descontando (si es hacia atrás) la del año actual al % estimado de incremento anual de los rendimientos del trabajo, siempre que no superen las bases máximas de cotización de cada año en cuestión.

En caso de que la retribución sea superior a la base máxima de cotización, será esta la que se utilice.

– A continuación calcula la base reguladora, la Seguridad Social realiza el cálculo con las bases de cotización mensuales.

Seguidamente actualiza las bases de cotización a precios constantes (el valor de un euro hoy no será el mismo que en 2036, por ejemplo, por eso se corrigen con la inflación), excepto las de los dos últimos años donde se utiliza el valor nominal sin actualizar.

Para actualizar los años anteriores al año actual se toman los datos históricos reales de inflación. A partir del año siguiente se coge el dato de la inflación estimada.

Suma todas las bases actualizadas y el total lo divide por el número total de meses. De esta forma se obtiene la base reguladora.

– Después considera los años cotizados, en función de su número el trabajador recibirá mayor o menor porcentaje de la base reguladora.

Es decir, la base reguladora es corregida con un porcentaje, que será mayor o menor, en función del número de años cotizados.

Si se obtuviera un porcentaje menor y se quisiese recibir la pensión máxima podría trabajar más años o hacer un convenio especial con la Seguridad Social, si tras hacer los cálculos esta opción le compensa.

En ningún caso se podrá superar la pensión máxima, aunque el resultado del cálculo la exceda, salvo en el caso de que se haya cotizado más allá de la edad legal de jubilación.

Photo by rawpixel on Unsplash

Cómo evitar que la pensión disminuya si te despiden al final de tu carrera

A veces, una persona lleva toda su vida laboral trabajando y cotizando y, de repente, la despiden o prejubilan cuando le falta poco para jubilarse.

Dado que la pensión se calcula con las cotizaciones de los últimos años, en caso de existir lagunas, estas pueden hacer que la pensión se vea reducida.

¿Qué se puede hacer?

Una de las opciones es el Convenio Especial con la Seguridad Social (CESS), por el cual el contribuyente paga una cantidad a la Seguridad Social durante los años que le faltan para alcanzar la edad de jubilación.

El objetivo es mantener la pensión que le habría correspondido de haber seguido trabajando.

Como hemos visto a la hora de calcular la pensión, la Seguridad Social no solo tiene en cuenta el número de años que hayamos cotizado, sino también la base de cotización de los últimos ejercicios (en 2018 computan las bases de los últimos 21 años, pero aumentará hasta los 25 en 2022, de uno en uno).

Para decidir si interesa el convenio se debe valorar lo que va a tener que pagar, así como lo que se verá reducida la pensión en el futuro.

El convenio le permite cotizar hasta cumplir los requisitos.

Si quisiera mantener la base de cotización máxima, el coste mensual sería de 960 euros aproximadamente.

Cubre las prestaciones derivadas de las contingencias comunes, excepto los subsidios por incapacidad temporal, maternidad y riesgo durante el embarazo.

Puede ser suscrito por los trabajadores que ya no estén cotizando a la Seguridad Social.

Para consultar todos los casos en los que se tiene derecho, puede hacerlo en la web de la Seguridad Social.

Es necesario tener cubierto un periodo mínimo de cotización de 1.080 días en los doce años inmediatamente anteriores a la baja en el Régimen de la Seguridad Social.

Dejará de estar vigente si el interesado vuelve a darse de alta en la Seguridad Social, si adquiere la condición de pensionista o si se dejan de abonar las cuotas de tres meses consecutivos o cinco alternativos, entre otros motivos.

Lógicamente la cotización corre a cargo del suscriptor y es obligatoria desde la fecha en que se inicia el convenio y mientras está en vigor. Tiene carácter mensual y el interesado puede elegir su base de cotización.

Pero no puede ser inferior a la base mínima o superior a la máxima.

La cuota mensual se calcula aplicando a la base de cotización el tipo único de cotización vigente, el 28,3%, y multiplicándolo por 0,94.