Seguros de ahorro / jubilación

Existen varias fórmulas para invertir en seguros y generar una renta para la jubilación. Unos permiten asumir más riesgo y otros están garantizados.

La elección dependerá de tu perfil inversor.


Todas las opciones de ahorrar a través de un seguro tienen un denominador común: se realizan a través de seguros de vida.

Existen diferentes tipos de seguros de ahorro / jubilación:

 

  • Planes de Previsión Asegurados (PPA)

Son la alternativa en el sector seguros a los Planes de Pensiones, junto con estos son productos financieros que cuentan con deducciones fiscales en las aportaciones, algo muy interesante para aligerar la declaración de la renta.

Se diferencian en que deben ofrecer por ley una rentabilidad mínima sobre el capital invertido, algo que no sucede con el Plan de Pensiones.

El dinero del PPA sólo podrás rescatarlo en determinados casos, como al llegar a la jubilación, en situaciones de desempleo, de enfermedad grave, invalidez o pasados 10 años desde la primera inversión desde 2015.

Al recuperar el dinero, tendrás que pagar impuestos en el IRPF en la parte de las rentas del ahorro al tipo general.

A cambio, se pueden desgravar las aportaciones que vayas realizando en el PPA y no pagarás impuestos por los traspasos que realices.

Pincha AQUÍ para leer más información sobre los PPA

 

  • Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS)

Son seguros de ahorro cuyos rendimientos están exentos de tributación siempre que se haya mantenido la inversión al menos cinco años.

Sin embargo, hay un tope de aportaciones anuales (8.000 €) y en total no pueden acumular más de 240.000 €.

Especialmente diseñados para invertir aportaciones periódicas.

Típicamente los PIAS han sido productos conservadores que aseguraban el capital y ofrecían rentabilidades limitadas, siempre con la posibilidad de recuperar el dinero en cualquier momento (se puede rescatar como capital o constituir una renta vitalicia asegurada).

Eran una opción para la jubilación de inversores conservadores, pero hoy en día esto ha cambiado y los hay para todos los perfiles de inversor.

Estos productos, al igual que otros tipos de seguros de ahorro, se diferencian de los Planes de Pensiones en que la ventaja fiscal no se obtiene en el momento en que se aporta a los mismos, sino cuando se rescatan.

Al hacer la declaración de la renta cada año tendrás que pagar impuestos (no puedes desgravar), salvo que optes por recuperarlo como renta vitalicia para complementar la jubilación.

Sólo en ese caso, los rendimientos estarán exentos de tributación siempre que hayas mantenido la inversión al menos 5 años desde la primera aportación y que el tomador, asegurado y beneficiario sean la misma persona.

Además, en el caso de que tributen los rendimientos, lo hacen como rentas del capital, es decir, a un tipo de entre el 19% y el 23%, en vez de como rentas del trabajo, cuya escala puede ser superior.

Mas información sobre los PIAS: ¿Está seguro el dinero de los PIAS?

seguros de vida

Photo by Micah Williams on Unsplash

  • Capitales diferidos

Es una modalidad de seguro de vida por la que el asegurador se compromete a entregar el capital asegurado a la expiración del plazo convenido como duración del contrato, normalmente coincidente con la fecha de jubilación, si el asegurado vive en esa fecha.

Opcionalmente puede acordarse que en caso de fallecimiento del asegurado antes del vencimiento del seguro, las primas pagadas hasta ese momento se devuelvan a los beneficiarios designados en la póliza.

Es una inversión que puede finalizar en una prestación por sobrevivencia, por lo que se utiliza con frecuencia para la constitución de pensiones de jubilación.

Existen dos tipos:

De pagos periódicos: La prima se distribuye en el tiempo, en forma de renta constante o variable, ya sea temporal o vitalicia.

Con prima única: El asegurado realiza solo un desembolso al formalizar el contrato.

Dicho importe es equivalente al valor actual neto de las pagos periódicos que hubiera tenido que cancelar bajo la modalidad anterior.

Si el asegurado fallece antes de la fecha pactada, un seguro de capital diferido con pagos periódicos puede contemplar dos alternativas:

Sin reembolso, las primas satisfechas quedan en poder del asegurador

Con reembolso, las primas son devueltas al beneficiario señalado en la póliza.

Las coberturas del seguro están totalmente garantizadas con independencia de lo que pueda pasar en los mercados financieros.

Aunque se trata de un seguro diseñado para llegar al vencimiento, el ahorro también puede estar disponible para hacer frente a necesidades imprevistas.

El seguro de capital diferido no tiene valores de rescate, pero pueden solicitarse anticipos o préstamos con cargo al valor de la póliza, que permiten obtener liquidez en caso necesario antes del vencimiento.

Llegado el vencimiento se puede elegir cómo quieres cobrar las prestaciones del seguro: en forma de capital, en forma de renta (vitalicia o temporal) o como una combinación de capital y renta.

 

  • Rentas vitalicias y temporales

Es un producto totalmente enfocado a la jubilación.

Su funcionamiento es muy sencillo: se invierte un capital inicial y a cambio se obtiene una renta mensual garantizada durante el resto de la vida (en las vitalicias).

Están pensadas como productos de baja rentabilidad precisamente porque deben estirar mucho el capital (en teoría hasta el fallecimiento).

Lógicamente, cuanto mayor sea el dinero inicial más capital se cobrará al mes.

Esta opción también sirve para dejar una renta vitalicia a los herederos, si se opta por no cobrar el dinero en vida.

+ Transformación de patrimonio en renta vitalicia

Otra posibilidad que existe en la actualidad, gracias a la última reforma del IRPF, es vender elementos patrimoniales, como una segunda vivienda, fondos de inversión o acciones, para transformar el dinero logrado en una fuente garantizada de ingresos de por vida.

Photo by Ulises Baga on Unsplash

Más información sobre rentas vitalicias (pincha aquí)

 

  • Seguros de dependencia

Los Seguros de Dependencia proporcionan protección que cubra las necesidades que le puedan surgir en el caso de sufrir alguna limitación, ya sea física o psíquica, que le impida realizar las actividades básicas de la vida diaria.

El asegurado tendrá que alcanzar y tener reconocido legalmente que se encuentra en una situación de dependencia.

Si se produjera esta situación, el seguro se encargaría de proporcionar al asegurado una prestación de servicios y/o una indemnización (cobertura principal) que cubra las necesidades requeridas como pueden ser contratar un cuidador, recibir asistencia sanitaria o adquirir los artículos o aparatos médicos que sean necesarios.

En el caso del pago de una indemnización económica, esta puede ser en forma de capital (pago único) o renta (mensual, trimestral, etc.).

Por tanto, algunas aseguradoras incluyen la cobertura de asistencia familiar con prestaciones de teleasistencia, orientación telefónica e incluso ayuda a domicilio.

Esta cobertura suele proporcionarse sólo en el caso de que la persona alcance los grados más altos de dependencia, que serían el II y el III.

La cuantía de la indemnización dependerá del nivel de dependencia que alcance cada persona.

Cuanto más elevado sea, mayor indemnización recibirá el asegurado, ya que tendrá que hacer frente a más gastos.

Este seguro puede ser suscrito por cualquier persona hasta cumplir unos límites de edad máximos, que suelen situarse entre los 70 y los 75 años, con una edad de renovación máxima que suele ser de 85 años.

Como todos los seguros, debe contratarse antes de que se haya producido el siniestro que, en este caso, sería la declaración de dependencia.

Para ello, las compañías aseguradoras suelen exigir que se rellene un formulario en el que se acredite la situación del asegurado, así como se demuestre que cumple con todos los criterios médicos exigidos.

Estos seguros generalmente tienen establecidos periodos de carencia, que varían dependiendo del caso por el que se haya producido la dependencia.

Además de las carencias, estos seguros incluyen una serie de limitaciones (situaciones excluidas), determinadas circunstancias en las que la aseguradora no se hará cargo de la situación de dependencia del asegurado.

Algunas suelen ser comunes, como por ejemplo, una dependencia producida a consecuencia de la práctica de algún deporte de riesgo, como por ejemplo alpinismo, puenting, o rafting.

En otros casos las exclusiones pueden derivarse del consumo de alcohol, drogas o estupefacientes, o las consecuencias de un intento de suicidio o la derivada de un conflicto armado.

Fiscalmente tienen el mismo tratamiento que un Plan de Pensiones, por lo que las personas que lo contraten podrán desgravarse las aportaciones de la prima al hacer la declaración de la renta.

 

  • Unit Linked (Seguro de vida-ahorro)

Se trata de un seguro de ahorro e inversión que está vinculado a una cesta de fondos (invierte en Fondos de Inversión) perfilada según el riesgo que se quiere asumir y el objetivo de la inversión.

El tomador asume el riesgo de la inversión, es decir, no están garantizados y, por lo tanto, se puede perder dinero.

Este se puede rescatar en forma de renta vitalicia en cualquier momento, ya que los Unit Linked son productos líquidos.

Con estos productos las aseguradoras salen al mercado fuera de la renta fija y su escasa rentabilidad, apostando por carteras más arriesgadas y, en teoría, también más rentables, compitiendo con las gestoras de fondos.

Se estructura a través de un seguro de vida, de manera que una pequeña parte de la inversión siempre irá destinada a la póliza del seguro.

El resto será lo que se invierta.

Al ser un seguro, tributará como tal al recuperar el dinero.

Se integra con el resto de rentas del ahorro como rendimiento de capital mobiliario por la diferencia entre lo que aportas y lo que recibes.

Además, los Unit Linked cuentan con la ventaja frente a los Planes de Pensiones de que no forman parte de la masa hereditaria y por eso son ideales para planificar la herencia, es decir, se pueden establecer cortapisas especiales para poder acceder al capital depositado en el Unit Linked, si se quiere dejar como herencia.


¡ÚLTIMA HORA!

30 de octubre de 2018

UNIT LINKED Y OTROS SEGUROS DE AHORRO,

AL IMPUESTO SOBRE PATRIMONIO

Pincha en la noticia