¿Está seguro el dinero de los PIAS?

Entre los productos de ahorro a largo plazo están los PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático.

Se trata de una de las alternativas que las compañías de seguros ofrecen para ir ahorrando para la jubilación.


Si te acercas por vez primera al mundo de las inversiones es fácil meter todos los productos de inversión en un mismo saco sin importar que sean propios de bancos, de gestoras o de aseguradoras.

Es lo que ocurre con los PIAS, con los que sólo se despeja la duda al preguntar si son seguros los PIAS y quien se encarga de cubrirlos.

Los PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático son un producto comercializado por compañías aseguradoras que busca generar ahorros a largo plazo.

Se trata de un seguro de vida-ahorro a prima periódica (generalmente mensuales) en la que una parte mínima del ahorro se utiliza para contratar un seguro de vida y el resto a inversión a largo plazo.

El hecho de que funcione como un seguro de ahorro hace que surjan dudas precisamente sobre su seguridad.

 

  • ¿Están cubiertos los PIAS el Fondo de Garantía de Depósitos?

NO, los PIAS no es uno de los productos cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Este Fondo se limita a garantizar el dinero de cuentas corrientes y depósitos, como su propio nombre indica.

En concreto, protege hasta 100.000 euros por cuenta corriente y usuario en caso de quiebra del banco.

 

  • Entonces, ¿quien supervisa los PIAS?

Si no están cubiertos por el FGD, ¿son seguros los PIAS?.

La respuesta es SI.

Que no estén garantizados por ese organismo no quiere decir que no exista ningún tipo de control.

Como todos los productos del sector asegurador, los PIAS están bajo la supervisión de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, más conocida como DGS.

La DGS se encarga de velar por el correcto funcionamiento del sector y de que las compañías aseguradoras cumplan con unas estrictas reglas sobre su solidez financiera que marca Solvencia II.

Este mecanismo establece los recursos y fondos que debe tener cada aseguradora para responder ante los clientes.

Si no cumple con ellos, no puede operar en el país.

Photo by Laura Lefurgey-Smith on Unsplash

  • ¿Está protegido el dinero de los PIAS? El papel del Consorcio de Compensación de Seguros

¿Qué pasa si quiebra la aseguradora?

¿Están cubiertos tus ahorros del PIAS?

En el remoto caso de quiebra de la aseguradora entraría en liza el Consorcio de Compensación de Seguros, que se encargaría de su liquidación.

Este ente depende del Ministerio de Economía y recibe un 0,15% de las primas anuales de las aseguradoras españolas como provisión, entre otras cosas, para atender los procesos de quiebra y otras obligaciones de pago.

Una vez iniciado el proceso de liquidación el Consorcio de Compensación de Seguros pagará primero a los clientes de la entidad.

Lo que no existe es una cuantía fija cubierta, aunque puede llegar al 100% de lo invertido, ya que no hay un máximo de 100.000 euros como ocurre con el FGD.

El dinero que podrás recuperar del PIAS dependerá de cómo sea el proceso de liquidación, pero lo normal es que te devuelvan el 100% de la inversión.

Por lo menos así ha ocurrido en las últimas quiebras, que han sido contadas y nunca de grandes aseguradoras.

Para comprobar el nivel de solidez de la aseguradora puedes preguntar por su ratio de solvencia. Cuanto mayor sea este ratio, menor será la posibilidad de quiebra.

 

  • ¿Te conviene un PIAS?

Tradicionalmente los PIAS han invertido en renta fija con rentabilidades que no suelen superar las de un depósito.

Sólo en los últimos años las compañías se han lanzado a comercializar lo que se denominan PIAS flexibles, que invierten también una parte en renta variable.

Muchos PIAS añadirán bonos en forma de pagos por parte de la aseguradora por mantener la inversión.

Podrás retirar tu dinero en cualquier momento, pero sólo pasados 5 años tendrás ventajas fiscales si lo recuperas como renta vitalicia en lugar de como capital, todo de golpe.

La principal ventaja de los PIAS es su etiqueta de garantizado: saber que no estás arriesgando tu dinero, aunque eso sea a costa de la rentabilidad.

A partir de ahí también es un producto más flexible que otros de ahorro para la jubilación por su liquidez.

Y es que puedes recuperar el dinero en cualquier momento.

Sin embargo, su punto fuerte es la fiscalidad.

Los PIAS cuentan con una gran ventaja fiscal que permite dejar de pagar hasta el 92% de los impuestos en la declaración de IRPF.

Para ello tienen que haber pasado 5 años desde el inicio de la inversión (hasta 2015 eran 10 años) y se rescata en dinero como renta.

En ese caso, dependiendo de tu edad sólo pagarás por una parte del dinero que recuperes.

La siguiente tabla te da las claves de ese porcentaje:

• Menores de 40 años: 40%
• Entre 40 y 49 años: 35%
• Entre 50 y 59 años: 28%
• Entre 60 y 65 años: 24%
• Entre 66 y 69 años: 20%
• Mayores de 70 años: 8%

En caso de cobrar el dinero como capital, de golpe, esa ventaja fiscal desparece y se aplicará la misma fiscalidad que a un depósito.

 

  • Desventajas de los PIAS

La seguridad casi siempre va aparejada a un rendimiento limitado y este es el caso de los PIAS.

No esperes obtener por tu dinero más allá de lo que conseguirías por un depósito.

Al final, los PIAS son un producto de ahorro a largo plazo con el claro inconveniente de que no ofrecen un alto rendimiento, clave para inversiones con horizontes temporales amplios.