El Testamento Vital

Este documento es la mejor herramienta que tenemos actualmente para decidir sobre cómo llegar a tener una muerte digna.


El Testamento Vital se trata de un documento con el que cualquier persona mayor de edad, con plenas facultades y capaz, deja constancia de los tratamientos y cuidados médicos a los que quiere (o no) ser sometido cuando ya no sea consciente, o bien nombre a una persona para que le sustituya a la hora de tomar la decisión.

Sin embargo, este documento sólo frena la extensión de la vida por medios artificiales, pero no legitima la práctica de la eutanasia, es decir, la acción de procurar la muerte a una persona que en situación terminal solicita poner fin a su sufrimiento.

La aprobación de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, da cobertura legal al Documento de Voluntades anticipadas o Testamento Vital,

Desde esta fecha los españoles podemos decidir qué tratamientos deseamos y cuáles rechazamos cuando el deterioro de nuestra salud sea irreversible y hayamos perdido la capacidad de tomar nuestras propias decisiones.

También permite solicitar la eutanasia a personas que afrontan procesos de demencia como el Alzheimer.

Pese a que es considerado por los expertos como la principal herramienta que tiene la ciudadanía para decidir sobre el final de su vida y sobre una muerte digna, solo el 1% de la población ha expresado sus voluntades en un Testamento Vital, en gran parte debido a su desconocimiento por parte de la población y por la falta de debate sobre el tema.

Durante 2018 más de 254.000 personas optaron por esta vía legal.

El Documento de Voluntades Anticipadas, cuya inscripción está disponible en los Registros del Sistema Nacional de Salud, sirve para dejar constancia de que la voluntad de cada uno se cumpla llegado el momento en el que no pueda expresarlo personalmente y comunicar a los médicos que no sigan realizando maniobras para mantener la vida llegado al momento terminal.

En el Testamento Vital también se puede decidir sobre el destino del cuerpo y de sus órganos en el momento del fallecimiento.

Photo by Aron Visuals on Unsplash

¿Cómo puede tramitarse?

Hay muchos tipos de modelos y documentos, desde los que están relacionados con asociaciones privadas preocupadas por la muerte digna a los que realizan los colectivos católicos.

De manera oficial también se pueden hacer documentos de voluntades anticipadas a través de los registros creados en cada Comunidad Autónoma de forma gratuita y en centros sanitarios.

El de la Comunidad de Madrid está ubicado en la C/ Sagasta, 6 (28004 Madrid). Para ello deberá pedir cita previamente en el teléfono 91.400.00.00.

También se puede hacer a través de un notario y cuesta alrededor de 40 euros.

Si el documento no se hace mediante acta notarial, debe ir acompañado de la firma de tres testigos mayores de edad de los cuales dos, como mínimo, no deben tener relación de parentesco hasta segundo grado de consanguinidad.

Los requisitos necesarios para realizarlo son los siguientes:

– Ser mayor de edad

– No haber sido incapacitado judicialmente

– Manifestar su voluntad libremente (por escrito)

Aunque la despenalización de la eutanasia o el suicidio asistido son aún una asignatura pendiente en España a falta de una ley que lo regule, con este documento se ha avanzado hacia la capacidad de decisión sobre el final de nuestra vida.