El Testamento

El testamento es una declaración voluntaria de una persona donde expresa lo que quiere que se haga con sus bienes después de su fallecimiento; está sometido a ciertos requisitos de forma y debe constar la institución de un heredero.


Cuando una persona fallece la sucesión puede ser testada, es decir, por testamento otorgado por el causante o intestada, esto es, sin que el fallecido haya otorgado testamento, o el testamento es nulo, o que haya perdido su validez.

En este último caso, para determinar quiénes tendrán derecho a heredar será imprescindible iniciar los trámites de la declaración de herederos abintestato, el proceso necesario por aquellos que se consideran beneficiarios de los bienes de la persona fallecida.

Para heredar a falta de testamento se debe tener en cuenta el siguiente orden:

  • En primer lugar, descendientes en línea directa, hijos, nietos, etc., éstos heredarán por partes iguales, dividiendo el total de la herencia en tantas porciones como hijos hubiere.

  • En su defecto, ascendientes, padres, abuelos, etc., en el caso de que sobreviva uno solo de los padres, éste sucederá al hijo en toda su herencia.

  • En los dos casos anteriores, sin perjuicio de lo que corresponda al cónyuge por su cuota usufructuaria viudal.

  • A falta de descendientes y ascendientes, el cónyuge viudo no separado judicialmente o de hecho, tendrá derecho a la totalidad de la herencia del fallecido.

  • A falta de los anteriores, sucederán los parientes colaterales, es decir, hermanos y en su defecto, los sobrinos.

  • Y por último, a falta de personas con derecho a heredar, será el Estado quién ingresará la cantidad resultante en el Tesoro Público.

En algunas comunidades como Aragón, Galicia, Cataluña, Baleares, Navarra y País Vasco el mencionado orden a la sucesión presenta algunas variaciones.

  • Normativa y trámites

Desde la Ley 15/2015, de 2 de Julio, de la Jurisdicción Voluntaria, la competencia para la declaración de herederos abintestato corresponde a un Notario el cual tramitará acta de notoriedad sin tener que acudir al Juzgado, para quienes se consideren con derecho a suceder a una persona fallecida y sean sus descendientes, ascendientes, cónyuge o sus parientes colaterales.

A elección del solicitante, el Notario podrá ser cualquiera de los siguientes:

– El del lugar del último domicilio o residencia habitual el causante.

– El del lugar en el que se encuentre la mayor parte del patrimonio del difunto.

– El del lugar en el que hubiera fallecido.

– Cualquier Notario de un distrito colindante a los anteriores.

– En defecto de los anteriores, será competente el Notario del lugar del domicilio del requirente.

Además, se necesitará la siguiente documentación:

– El certificado de defunción del causante.

– El certificado del Registro General de Actos de Última Voluntad, que acredite que no hay testamento.

– El Documento Nacional de Identidad o certificado de empadronamiento del fallecido.

Certificado de nacimiento de los descendientes del fallecido.

Certificado de matrimonio del causante.

También, deberán comparecer ante el Notario dos testigos, mayores de edad, que declaren sobre las circunstancias del fallecido.

Photo by Álvaro Serrano on Unsplash

El acta de declaración de herederos abintestato terminará de la siguiente manera:

1.- El Notario declarará qué parientes del causante son los herederos abintestato, expresando sus circunstancias de identidad y los derechos que por ley les corresponden en la herencia.

En esta acta, se hará constar la reserva del derecho a ejercitar su pretensión ante los Tribunales de los que no hubieran acreditado a juicio del Notario su derecho a la herencia y de los que no hubieran podido ser localizados.

Esta es la forma más habitual de terminar.

2.- Transcurrido el plazo de dos meses desde que se citó a los interesados sin que nadie se hubiera presentado o si fuesen declarados sin derecho los que hubieren acudido reclamando la herencia y si a juicio del Notario no hay persona con derecho a ser llamada, se remitirá copia del acta de lo actuado a la Delegación de Economía y Hacienda correspondiente por si resultare procedente la declaración administrativa de heredero.

Esta forma de finalización es más excepcional.

Existen numerosos casos, en los que la sucesión intestada o sucesión abintestato puede resultar compleja y de difícil comprensión por lo que es importante dejarse asesorar por expertos, abogados especialistas en herencias, que estudiaran cada situación en detalle.