El mercado de deuda

El mercado de deuda es a veces complejo de entender para aquellos que no están acostumbrados a operar con estos activos.


¿Qué son los bonos y qué variables afectan a su precio y rentabilidad?

Bono viene de bonus… El extra de dinero que te llevabas como interés por prestarle tu dinero a alguien.

Al igual que ocurre con las acciones, el precio de los bonos se mueve y puede subir o bajar.

Es decir, la empresa XYZ puede estar pagando cada trimestre un interés del 5% («cupón» en la terminología financiera) por unos títulos de renta fija, pero si yo necesito vender esos bonos u obligaciones tengo que ir al mercado a ver cuánto me dan por ellos.

Y aquí dependerá de las expectativas que tengan otros inversores de la evolución de la empresa. O de lo que están dispuestos a pagar por esos bonos porque quizá haya otras empresas que están pagando mayores tipos de interés.

Por eso, a lo mejor en el mercado sólo me ofrecen 60 euros por unos bonos que yo compré a 100, aunque me sigan pagando el 5%.

El riesgo de incurrir en esta pérdida desaparece si nos quedamos los bonos hasta el final, si no los vendemos antes… Y la empresa nos paga.

Este es el auténtico temor al invertir en renta fija, que la empresa o institución a la que compramos la deuda no logre cuadrar sus cuentas y, llegado el momento, nos diga que no puede devolvernos todo el dinero que pusimos al principio, que recibe el nombre de «principal», sino sólo una parte.

Los títulos de renta fija pueden ser emitidos por los Gobiernos y también las entidades privadas (corporativos).

La diferencia entre bonos corporativos o del gobierno depende de quién emite, en los corporativos, los emite una empresa; en los gubernamentales, los emite un gobierno.

La referencia más importante es el bono del Gobierno a 10 años porque sirve para la renta fija gubernamental y privada, y también para la valoración de instrumentos de renta variable.

¿Qué factores influyen en la evolución de los bonos?

La evolución de los tipos de interés; cuando los bancos centrales suben tipos lo normal es que también aumente la rentabilidad de los bonos a largo plazo, pero también dependen de la evolución del crecimiento y las expectativas sobre la inflación.

En cuanto a rentabilidades, depende mucho del riesgo de que te devuelvan o no el dinero que has ‘dejado’.

Desde los bonos más seguros, como los de deuda pública alemanes, que apenas pagan ahora mismo un 0,5% a 10 años, hasta los súper arriesgados, como son los bonos basura, que tienen que lanzarse con cupones superiores al 20% o al 30%, por ejemplo, para poder colocar sus emisiones.

renta fija

Photo by Vladimir Solomyani on Unsplash

Existen dos conceptos fundamentales en el mercado de bonos: la rentabilidad (TIR) y el riesgo (duración)

La TIR es la Tasa Interna de Retorno, es decir, la rentabilidad que genera el bono, y la calculamos a través del precio de emisión o de compra, y del flujo de cupones que se va a cobrar durante toda la vida del bono hasta el vencimiento.

En los bonos hay una relación inversa entre el precio y la TIR (la rentabilidad), de forma que cuando aumenta el precio, cae la TIR y al contrario, cuando aumenta la TIR de un bono cae el precio de ese activo, con lo cual tendremos pérdidas en renta fija.

La duración es una medida de la sensibilidad del precio del bono frente a variaciones en los tipos de interés.

Normalmente en los bonos de cupón fijo cuanto mayor es el vencimiento, mayor es la duración, es decir, el riesgo del impacto ante variaciones de los tipos de interés.